La toma de decisiones

Hay que tener en cuenta que las personas enfrentan la resolución de problemas de manera diferente, basadas en su experiencia y su historia. Existen distintos modelos en relación a la toma de decisiones, en donde se plantean maneras efectivas para tener una visión más amplia de ella.

La toma de decisiones es un proceso mediante el cual se realiza una elección entre diferentes opciones o formas posibles para resolver diferentes situaciones de la vida, en distintos contextos, tanto empresarial, laboral, económico, familiar, personal, incluso social.

Una toma de decisión consistirá, básicamente, en elegir una opción entre las distintas que sean disponibles, a fin de que se pueda resolver un problema tanto actual como potencial. Puede decirse que la toma de decisiones se refiere a la elección correcta entre diversas opciones para concretar un proyecto.

Se define también a la toma de decisiones como la selección de un curso de acciones entre alternativas. Los ingenieros, en ocasiones, consideran la toma de decisiones como su trabajo principal ya que tienen que seleccionar constantemente qué se hace, quién lo hace y cuándo, dónde e, incluso, cómo se hará.

Sin embargo, la toma de decisiones es solo un paso de planeación ya que forma la parte esencial de los procesos que se siguen para la elaboración de los objetivos o metas trazadas. Poco se puede juzgar en relación a la acción, porque cada decisión debe estar bien engranada con otros planes. Los gerentes se caracterizan por tomar decisiones. Uno de los principales roles de un gerente es precisamente tomar una serie de decisiones tanto grandes como pequeñas.

Es importante señalar que tomar la decisión adecuada es la ambición correcta de una gerencia. Para lograrlo se requiere contar con un profundo conocimiento y una amplia experiencia en el tema.

Para la puesta en práctica de la toma de decisiones en la organizaciones, hay que tomar en cuenta la frecuencia, si dichas organizaciones tienen normas y regulaciones relacionadas con un proceso por medio del cual un gerente puede llegar a alcanzar objetivos, políticas y estrategias.

Si bien no existe un conjunto de normas únicas para cualquiera de estas funciones, todas van a estar relacionadas con distintas formas de toma de decisiones, por lo que puede elaborarse una lista de pasos que podrán aplicarse a todas las situaciones de toma de decisiones.

CARACTERÍSTICAS DE LA TOMA DE DECISIÓN

Existen cinco características en la toma de decisiones. En primer lugar, tiene efectos en el futuro, esto quiere decir que en la medida que los compromisos relacionados con la decisión afecte el futuro, pues tendrá una influencia a largo plazo, incluso puede ser considerada como una decisión de alto nivel; aunque también existe la posibilidad de que las decisiones a muy corto plazo pueden ser tomadas a un nivel bastante inferior en la organización.

Todo esto se refiere a la rapidez con lo que la toma de decisión puede revertirse, y la dificultad que traduce realizar ese cambio. Si revertir y cambiar es difícil, es oportuno que la toma de decisión sea a nivel alto dentro de la organización. Ahora bien, si cambiar o revertir se presenta fácil, entonces, corresponderá la toma de decisión a un nivel inferior o bajo dentro de la organización.

En segundo lugar, en las tomas de decisiones debe evaluarse la reversibilidad, pues esta se refiere a las áreas que se verán impactadas por esta. Si el impacto es amplio, lo indicado es que la toma de decisión sea en altos niveles. Si el impacto es único y no afecta a gran escala, entonces, podrá decirse que es una toma de decisión a nivel bajo.

En tercer lugar, en las tomas de decisiones debe evaluarse el impacto que esta puede producir en las relaciones laborales, valores éticos, imagen de la empresa, entre otros. Si estos elementos se ven involucrados, la toma de decisión debe ser a nivel alto. Si es un impacto único y no tan determinante, entonces, podemos hablar de una toma de decisión a nivel bajo.

Otra característica en la toma de decisiones es la calidad de la misma, pues siendo una decisión con una calidad evaluada y emanada de niveles altos, su consecuencia será positiva dentro de la organización.

La periodicidad es otras características de la toma de decisiones, en donde se evalúa si esta es tomada de forma frecuente o de forma excepcional. En este sentido, las decisiones de alto nivel son excepcionales, mientras que las frecuentes provienen de niveles medios.

LA TOMA DE DECISIONES EN DISTINTAS SITUACIONES

En la generalidad de los casos, puede decirse que la toma de decisiones ocurre en medio de un ambiente de incertidumbre. Aunque esta puede variar de acuerdo a la certeza o no que se tenga de la situación. Es importante destacar que la toma de decisión lleva consigo ciertos riesgos implícitos.

En el caso de que se haya tomado una decisión con certeza, las personas que conforman la organización estarán relativamente seguras sobre lo que ocurrirá, pues contarán con elementos que considerarán confiables, y cuyas causas y efectos serán más fácil de medir.

En el caso de una toma de decisión en medio de incertidumbre, los conocimientos de esta serán muy pocos. En rasgos generales, no se sabrá si estos son confiables y la inseguridad estará presente como elemento, pues se producirán cambios sin saber cuál será la consecuencia. Por ejemplo, una empresa que desee ampliar operaciones en otro país, y la situación política en este sea muy volátil, en donde ni los expertos puedan predecir consecuencias, incluyendo económicas, se enmarca en una situación de alto riesgo. Es importante destacar que los administradores cuentan con valiosas herramientas que ayudan a la toma de decisiones eficaces en un ambiente lleno de incertidumbre.

TOMA DE DECISIONES EN EQUIPO

Es sabido que, en líneas generales, es el supervisor a quien le toca tomar decisiones, pero también hay que considerar que, en ocasiones, el contar con un buen equipo de trabajo será ventajoso al momento de hacerlo. Hoy día, la toma de decisiones es realizada por equipos de trabajos que puedan ser parte de una estructura estándar. Las decisiones en equipo pueden utilizarse con mucha eficiencia si el supervisor maneja bien la situación. En este sentido es importante ganarse el apoyo del equipo de trabajo, en donde se señale el valor que tiene darle solución a los problemas. Es importante que el equipo de trabajo exprese de forma abierta y franca todos los aportes creativos, fallas o errores en los cuales pueden incurrirse.

Es importante señalar que al momento de tomar decisiones difíciles, es difícil hacer felices a todos. Y quizás no se presente nada agradable.

Es fácil sentarse a criticar la manera en que la alta gerencia hace las cosas. También es fácil acusar a la gerencia de no preocuparse por la gente. Cuando a uno no le gusta lo que está sucediendo, la tendencia natural es buscar a alguien a quien culpar.

En conclusión, un gerente tiene que familiarizarse con el circuito básico de la toma de decisiones y reconocer sus ingredientes básicos. Una vez reconocidos, debe prestarse atención al carácter de quien toma las decisiones, tanto individuales como de grupo. Un gerente debe tener un buen juicio, inteligencia y valor para tomar la decisión, aceptando su responsabilidad, separando a las personas ordinarias de quienes toman decisiones excelentes.