El problema de no delegar Por: Lucy Amado

Fuente del Articulo

El problema de no delegar

 

Numerosos líderes enfrentan serias dificultades a la hora de delegar autoridad. Este simple hecho puede comprometer la estrategia de la ejecución en sus funciones, ante esto, podemos hacernos la pregunta de: ¿Cuáles son las causas por las cual no se delega? En primer lugar tenemos el factor confianza. Al no confiar, se desea controlar. Al respecto un líder debe de saber proveer si una persona va a cumplir realmente con lo requerido. Y en el caso que no cumpla ¿Que se hace?, ante esto, es muy importante recompensar y promover a aquellos que hacen que las cosas sucedan.

La falta de claridad es otro factor que interfiere para no delegar. Al respecto, como gerente debes de preguntarte, cuan claro eres como gerente o cuan especifica es la función que se estableció para determinada persona. Ese es el foco de la ejecución. Las personas que no son claras vuelven complicadas las cosas simples.

Otro aspecto importante y que esta presente en las causas de no delegar, es la imposibilidad de decir No.Es importante tener el coraje de aprender a decir NO, porque toda elección implica riesgos.

Al respecto, un buen líder que desee delegar de manera correcta, debe de comenzar a hacer preguntas directas e incisivas, esto ayudara mucho a aclarar las situaciones complejas. También es importante definir lo que se va a hacer, quien lo va a hacer y cuando se va a hacer. Al respecto, hay que ser específico y enfocado. Así es que uno ve que este comprometido con el proceso. También resulta sumamente importante hacer un seguimiento, manteniéndose informado de un proceso, acompañando cada paso de ejecución.

Otro punto importante es ubicar a las personas adecuadas en los lugares adecuados.

El que se sea dueño de una empresa, no quiere decir que se sepa todo, es decir que se necesita a un personal que desempeñe y contribuya a que su empresa sea exitosa y funcional. Pero si no delegas las responsabilidades propias de cada uno y no te ciñes por el sentido común al  pedir resultados, en realidad tu personal siempre estará de más.

Al no delegar pones en duda tu propio criterio de contratación y esto sería totalmente absurdo. Se debe aprender a delegar tareas y confiar en cada persona para el puesto que fue contratado.

¿Que es delegar?

En términos simples, delegar supone la asignación de una tarea o proyecto específico por parte de una persona a otra y el compromiso de la persona asignada de completar la tarea o proyecto. Es una de las destrezas más importantes que demuestran los gerentes exitosos y con frecuencia los gerentes sobrecargados la descuidan o pasan por alto. Los delegadores eficaces emplean  tiempo planeando las asignaciones y organizando los recursos para alcanzar las metas de la manera más productiva posible.

Al delegar, no solo se transfiere la responsabilidad a otra persona, sino también la obligación de rendir cuentas por mantener las normas establecidas.

 

Beneficios de delegar

Una delegación eficaz puede tener beneficios a corto y a largo plazo para usted, su personal y su organización. Al delegar, puede reducir su carga de trabajo y nivel de estrés eliminando de su lista tareas pendientes, tareas para las cuales otras personas están calificadas. Esto le permite disponer de una mayor cantidad de tiempo para enfocarse en proyectos que requieren sus destrezas y autoridad en particular, al igual que en las tareas de nivel más alto, como la planeación a largo plazo y la elaboración de políticas.

Prepararse para delegar y que se debe o no delegar

Al prepararse para delegar, primero se necesita aclarar mentalmente el o los propósitos de la delegación. ¿Se necesita disminuir su carga de trabajo? ¿Estimular a los miembros del personal para que desarrollen nuevas destrezas? ¿Lanzar un proyecto o una función completamente nuevos? ¿Proporcionar a los miembros del equipo visibilidad y reconocimiento? Luego, debe de determinar que tareas necesita delegar y que destrezas y capacidades se requerirán para complementar satisfactoriamente la asignación. Por último, asociara la asignación al miembro del personal más adecuado.

Es importante evaluar  tu propia carga de trabajo para determinar que tareas proyectos y funciones considerar para la delegación. Algunos trabajos lo pueden ejecutar fácilmente otras personas, pero quizás, en muchos casos, como gerente disfrutas haciéndolos y no deseas renunciar a ellos.

Algunos trabajos los pueden realizar otras personas con la capacitación o experiencias adecuadas. Delegar más asignaciones puede proporcionar a los miembros del personal oportunidades de desarrollar nuevas destrezas y talentos y aumentar la reserva de personas que puedan asumir la responsabilidad de asignaciones decisivas.

Si una labor es muy importante como para delegar a otros, piense en compartir responsabilidad. Por ejemplo, en lugar de escribir un informe completo de cuenta, podría identificar las ideas clave  junto con un miembro de su personal y luego pedirle que redacte todo el informe o las principales secciones de este para que se revise.

Es importante que no se caiga en las frases como: “Yo puedo hacer mejor esto y en forma más rápida que mi personal” o “no tengo confianza en mí personal” o “me gusta hacerlo a mi modo”.

Es importante que se tenga cuidado con esas palabras, pues estas puedan ir mermando su capacidad, potencial y crecimiento.

Un punto importante es que no debes de tener tu escritorio lleno de pendientes solo porque no delegas, eso te hará perder la certeza, porque no solo quedaras mal con tus clientes, proveedores y demás en cuanto al tiempo de ejecución de tareas, sino tu empresa en general se tornara deficiente y poco efectiva.

Tanto como dueño o como gerente, debes de dedicarte a tus tareas propias, expandir tu negocio, buscar oportunidades comerciales, mejorar la calidad de tus servicios de forma coherente y acertada y llevar un control efectivo, pero este control nada tiene que ver con hacer el trabajo tú mismo, tiene que ver con la evaluación constante de la eficiencia de tu personal.

Tú no estás obligado a saberlo todo, ni a hacerlo todo, deja que otros te ayuden en el camino, porque dos piensan mejor que uno y si son más enfocados en un adecuado trabajo de equipo, funcionara mucho mejor que tu solo.