Negociación Positiva

Introducción a la Negociación

INTRODUCCION A LA NEGOCIACION POSITIVA
ESPECIALISTA: DRA. LUCY AMADO

 

  • Objetivo General:

 Brindar herramientas básicas para logras procesos de negociación efectivas, de manera que la comunicación sea asertiva y que se indaguen los intereses de las partes.

  • Objetivos Específicos:

     Concientizar a los participantes sobre la importancia de la negociación en todos ámbitos de la vida humana y de la indiscutible necesidad para la sociedad en general.
     Analizar el marco metodológico para las negociaciones y las técnicas y herramientas de la negociación

    Introducción

    Estar conscientes que desde que se levanta por las mañanas el ser humano está negociando con uno mismo, con el reloj, con su pareja, con los hijos y esto trae como consecuencia que, aplicar una metodología, dentro de los procesos de negociación y trayendo como consecuencia, que para ello hay que prepararse, pues al respecto no hay una fórmula mágica.
    Es por ello que en el presente curso se le brindara al participante, una noción general de la negociación, así como el indagar los intereses de las partes para llegar a procesos de negociación efectivos.

El proceso de negociación

Con frecuencia utilizo casos de la vida diaria como ejemplos en mis clases, con el fin de que los alumnos identifiquen las características de la negociación en una forma práctica. Es por ello que esta sección inicia de la misma forma: narrando un hecho real.

Un día llegué a mi casa muy apurada a la hora del almuerzo para comer con mis hijos. Apenas entré a la casa –un tanto retrasada en el horario–, me encontré con que mis dos hijos estaban prácticamente trabados en una lucha frontal. Joaquín el mayor, quería tomar unas naranjas que le había regalado su papá el domingo, mientras que Gabriela, la más pequeña, reclamaba las naranjas y no con menos fuerza que Joaquín. En medio de ellos, Martha, la consecuente señora que me ayuda en los deberes del hogar, casi era aplastada por los dos niños. Con la intención de solucionar todo mejor que nadie, le di cinco naranjas a Joaquín y otras tantas a Gabriela. Posteriormente, nos sentamos a almorzar, lo que me indicó que el conflicto había sido resuelto en forma satisfactoria para todos.

En la noche, cuando volví a casa, le pregunté a la señora Martha qué le había pasado a los niños con las naranjas. Le respuesta fue que al niño le preparó un jugo de naranja y a la niña un dulce de naranja que le había pedido su maestra para el colegio.

Difícilmente yerra un hombre por exceso de moderación.

Confucio

Al recordar ese momento reflexiono y le pregunto a mis alumnos si verdaderamente había realizado un proceso de negociación con mis hijos. Seguro que no, dicen algunos; otros dicen que sí. Siendo así, ¿consideran que esta fue una negociación exitosa? ¿Acaso había tenido más jugo de naranja el niño? ¿Habría tenido más dulce de naranja la niña? Es posible. En el momento del conflicto, si yo hubiese llevado a cabo un verdadero proceso de negociación, identificando a tiempo los intereses de ambos por medio de una fluida comunicación, seguramente habríamos arribado a un exitoso acuerdo.

Situaciones similares se presentan a diario en nuestras vidas. En el día a día enfrentamos procesos de negociación y muchas veces, por desconocimiento, llegamos a acuerdos como el de mis hijos y las naranjas, pero son acuerdos exitosos en donde se manifiesta el ganar-ganar y donde sin la comunicación seguramente no habríamos arribado a un exitoso acuerdo

 

1 Comment

Leave a Comment