Hoy día se nos habla de manejarnos en situaciones difíciles por medio de la inteligencia emocional, pero ¿Qué pasa cuando queremos ir más allá? ¿Cuándo queremos explorar ese lado más profundo que poseemos como seres espirituales? ¡Es por ello que hoy deseo hablarles sobre un tema que poco a poco va tomando más fuerza en nuestro tiempo y es el de la inteligencia espiritual! 

En este sentido me refiero a un nuevo concepto de la vida, en donde, si bien sabemos que el espíritu forma parte de lo inmaterial, es también lo que hace necesaria nuestra existencia. En él, se resume el aspecto moral e incluso intelectual de un ser humano, es por ello que lo trascendental se hace relevante tomando en cuenta el propósito que podamos tener en nuestra vida y que no necesariamente tenga que ver algún tipo de creencia o práctica religiosa.

Es menester recordar que cuando se habla del aspecto espiritual, se refiere a esa forma unificadora presente en la experiencia, llena de energía y que no tiene límites pero que de igual manera tiene un impacto en la existencia, así mismo sucede con todo lo que se refiere a la espiritualidad, esto nos ayuda a tener un propósito en la existencia y a encontrar un sentido y una razón en ella.

La espiritualidad nos conduce a la necesidad de tener esperanza, así como a esa voluntad de querer seguir viviendo, todo esto lleva consigo a una necesidad de creer en nosotros mismos como seres humanos, a tener fe y también a la necesidad de creer en Dios. Algo muy importante de destacar es el hecho de no confundir la espiritualidad con la religiosidad, quizás para muchos sea lo mismo, pero realmente en mi criterio, la espiritualidad está contenida en la religiosidad. 

Mientras mayor sea nuestro manejo de inteligencia espiritual, mayor será el equilibrio que logremos en nuestra salud mental, ahora bien, ¿cómo definiríamos la inteligencia espiritual teniendo ya como conocido todos estos argumentos? Al respecto -y puedo confesarles que es un concepto que yo misma esbocé a fin de que lo comprendieran mejor-, puede definirse como esa capacidad de comprender mejor nuestra realidad más profunda y de poder ver las cosas como son, sin que esto nos perturbe, sino que, por el contrario, nos traiga una mayor tranquilidad de lo que podamos estar viviendo.

En este sentido lo podemos definir como ese poder o esa sabiduría que se encuentra en nosotros, en esa capacidad de tener una visión más allá de lo material y que se traduzca en algo más holístico por ello podemos decir que la inteligencia espiritual es la que realmente nos va a ayudar a resolver los distintos problemas que se nos pueda presentar hoy en día, tomando en cuenta los valores y los distintos significados en nuestra vida. En resumidas cuentas, podemos decir que al tener un buen manejo de nuestra inteligencia espiritual podremos tener un mejor contexto.

Cuando tengamos una verdadera inteligencia espiritual, tendremos la capacidad de saber qué es lo que verdaderamente deseamos y queremos de corazón, ya que se encuentra en nosotros mismos independientemente de la religión a la cual pertenezcamos pero que seamos capaces de tener un nivel de conciencia y de moral muy alto, en donde seamos capaz de trascender a estados elevados, lo que nos traerá como consecuencia encontrar un sentido a cada una de nuestras actividades diarias y que de esa manera seamos más capaces de resolver de forma más práctica y sin menos traumas lo problemas que se nos puedan presentar día a día.

Pero, ¿Cuáles podían ser las consecuencias de tener una verdadera inteligencia espiritual en nuestra vida? En primer lugar, tendremos la capacidad de tener más energía de manera que las cosas en nuestra vida la hagamos con una mayor actitud. En segundo lugar, tendremos mayor entusiasmo a la hora de hacer cualquier actividad debido a que esto nos lleva a cumplir con más energía las metas que nos tracemos. 

En tercer lugar, tenemos el coraje, debido a que con esta característica nos dará una mayor fuerza al momento de emprender cualquier actividad en nuestra vida. En cuarto lugar, tenemos a la determinación que yo diría que es una consecuencia de la anterior y que le dará una mayor fuerza a todos nuestros deseos y objetivos. Y por último la protección que les demos a todos esos deseos internos que estemos dispuestos a iniciar y defender en nuestro paso por el mundo.

Algo importante es que todas estas consecuencias de la inteligencia espiritual nos traerán un mayor desarrollo de nuestra alma, teniendo una mejor visión global de la vida y de esta forma también un mejor propósito llevándonos a vivir en gratitud con todo lo que tenemos e incluso con aquello con lo que no tenemos. Esta inteligencia, como ya les comenté, nos lleva a tener un mayor equilibrio y una mejor salud mental y emocional, traduciéndose en paz interna y fortalecimiento del amor. Te invito a practicarla día a día a fin de hacerte más fuerte y llenarte de mayor bienestar en tu vida. 

Bibliografía:
  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Inteligencia_espiritual
  2. https://www.psyciencia.com/un-nuevo-concepto-la-inteligencia-espiritual/
  3. https://www.lasinteligenciasmultiples.com/espiritual/
  4. https://www.cooperatingvolunteers.com/sin-categorizar/como-desarrollar-la-inteligencia-espiritualImagen referencial de nadiavado.com